Facturación que disminuye hasta en un 50%, locales con alquileres imposibles que no se pueden pagar, pequeñas empresas que cerraron para confinarse y nunca volvieron a abrir… Las estadísticas de 2020 no son buenas para los pequeños negocios. En Atecresa somos partidarios de buscar soluciones a partir de los datos, ¡y hoy queremos compartirlo con todos nuestros lectores!

El sufrimiento de los negocios físicos
Da igual el sector: todos los negocios con sede física, se han visto afectados. Desde las agencias de viajes hasta el supermercado que se encontraba al lado de un bloque de oficinas. ¿Quién irá a tomar café si todos teletrabajamos?
Aunque se prevé que los datos sigan fluctuando, ahora mismo el consumo de productos online es el gran beneficiado, aumentándose hasta en un 51% las ventas en las plataformas digitales.
Esto ocurre porque la gente prefiere, ante la alerta sanitaria, no frecuentar espacios cerrados como centros comerciales o tiendas sin ventilación. Y aunque, abiertos los negocios, algunos prefieran seguir optando por ‘lo de siempre’, son muchos los que han descubierto las mieles de hacer la compra desde el sofá y ya no regresarán jamás.
Por ello, los negocios de barrio, los de siempre, han de apostar por una profunda reinvención: ofrecer la calidad de siempre adaptada a los tiempos de ahora.
En los últimos años, y a pasos muy lentos, se hablaba de una digitalización que paulatinamente se iba